Alberto Hernández y José A. Sánchez Paso, Béjazz & blues

Se funde en esta obra una parte de la serie de cerámicas de Alberto Hernández realizadas en torno al jazz y el blues con los textos, en verso y prosa, escritos por José A. Sánchez Paso bajo el mismo motivo, cada uno por su cuenta pero ambos inspirados por el embrujo de los conciertos presenciados a lo largo de los años en el Café-Blues La Alquitara y en el Festival Internacional de Blues de Béjar.

Se publica esta ut pictura poesis en homenaje al trigésimo aniversario de la apertura del Café-Blues La Alquitara (1900-2020).

Para ver el texto, pinche en el enlace siguiente:

Publicado en ALQUITARA MAIOR | Deja un comentario

Historias de La Alquitara y del 12&23,J. Francisco Fabián

De esta serie tuvo la culpa directamente José A. Sánchez Paso, que me tenía harto de tanto decir que escribiera ―si tenía lo que hay que tener, aunque él  lo decía de otra manera― en el tono en el que habitualmente nos escribíamos por correo electrónico, y, antes de eso, durante años y años, con bolígrafo y papel. Tanto me lo dijo que un día me harté, me puse a ello y ya no pude parar, como cuando estás suelto del vientre y llegas al destino dónde se va a producir la acción (forzosa). Naturalmente, como la persona seria que soy, me avergüenzo de ello sin llegar al reniego, pero casi. Me salva de esta última acción que las personas que cité, salvo a algunos que van en abstracto, son gente querida, admirada y patrimonio de Béjar. Es un homenaje particular a ellos por tantos años y tantas cosas.

No hay que explicar nada más, con esto queda todo dicho, una vez que he aclarado las responsabilidades correspondientes. Si hay que partirle la cara a alguien, que se la partan primero a José Antonio. Siempre por ese orden.

J. Francisco Fabián

Las Historias de La Alquitara y del 12 & 23 fueron publicadas entre los meses de mayo y septiembre del año 2000 en el semanario de papel Béjar Información. Utilizando como referencia los emblemáticos bares La Alquitara y  el 12 & 23 y sus camareros y parroquianos correspondientes, se hace un repaso irónico y cómico del ambiente en Béjar de ese tiempo a través de pequeños relatos, en los que todos los personajes con nombre y apellidos son reales y muy queridos por el autor.

Para ver el texto, pinche en el enlace siguiente:

Publicado en ALQUITARA LITTERA | Deja un comentario

UNAMUNO Y BÉJAR,Catálogo de la exposición.

105970207_904594766720825_2867978340475812618_o
UNAMUNO Y BÉJAR
Catálogo de la exposición. Convento de San Francisco, Béjar, 16 de diciembre de 2019-12 de abril de 2020
José A. Sánchez Paso (comisario)
La Universidad de Salamanca y el Ayuntamiento de Béjar reabren al público la exposición ‘Unamuno y Béjar’ suspendida temporalmente a causa de la crisis de la COVID-19
La muestra podrá contemplarse nuevamente desde el 1 de julio hasta el próximo 9 de octubre en el Convento San Francisco (Béjar)
Horarios de 11 a 14 h., por las mañanas, y de 17 a 20:30 h., por las tardes, de lunes a viernes (sábados, domingos y festivos, cerrada). Esta disponible para su adquisición, en la Biblioteca Municipal o en librerías, el catálogo de la exposición al precio de venta al público de 15€.
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Reabre la exposición “Unamuno y Béjar”

 

u2

 

 

La Universidad de Salamanca y el Ayuntamiento de Béjar reabren al público la exposición ‘Unamuno y Béjar’ suspendida temporalmente a causa de la crisis de la COVID-19

La muestra podrá contemplarse nuevamente desde el 1 de julio hasta el próximo 9 de octubre en el Convento de San Francisco (Béjar)  

La Universidad de Salamanca y el Ayuntamiento de Béjar reabrirán al público la exposición “Unamuno y Béjar”, que debido a las excepcionales circunstancias sanitarias de la pandemia de la COVID-19 hubo de suspenderse repentinamente previamente a su clausura oficial, prevista para el pasado 11 de abril. Ahora, una vez que el país ha vuelto a la nueva normalidad, ambas instituciones han acordado prorrogar la muestra hasta el próximo 9 de octubre para que todas aquellas personas que no pudieron visitarla tengan la oportunidad de hacerlo.

Horarios de 11 a 14 h., por las mañanas, y de 17 a 20:30 h., por las tardes, de lunes a viernes (sábados, domingos y festivos, cerrada). Esta disponible para su adquisición, en la Biblioteca Municipal o en librerías, el catálogo de la exposición al precio de venta al público de 15€.

Hacia el año 1900, cuando Miguel de Unamuno comenzó a visitar la comarca de Béjar, era un joven catedrático de Griego de la Universidad de Salamanca que había nacido en Bilbao (1864) y sacado la plaza de profesor unos pocos años antes. En ese año fue nombrado rector por primera vez ―lo sería otras dos más―, lo que hizo que por motivos profesionales incrementara sus visitas, además de las privadas, que no cesaron hasta el final de su vida.
Ya era para entonces un personaje público preocupado por todo lo político, lo social, lo educativo y lo literario, que escribía de forma habitual en los periódicos y revistas del momento y comenzaba a tener una obra literaria, cuya voz era reconocida y respetada en Salamanca, en la provincia y en España. Todo ello iría a más en los treinta y seis años siguientes, hasta convertirlo en el primer intelectual español, cuya vigencia sigue viva hoy como ninguna otra de los integrantes de la Generación del 98 de la que formó parte.
Béjar era en aquellos años una pujante ciudad industrial de 10.000 habitantes, con un fuerte movimiento obrero y una alta conflictividad laboral, una burguesía textil en plena expansión y una elite intelectual liberal y progresista que introdujo los mejores avances en educación, sanidad, reglamentación urbana y cultura; una ciudad, en definitiva, que venía siendo desde la Revolución de 1868 un foco de atención constante en la política y la sociedad nacional.
Gozaba ya de estación de ferrocarril, vital para las comunicaciones y el transporte, y una fuerte implantación de sociedades laborales, recreativas, culturales, educativas y políticas, donde las fuerzas republicanas y socialistas dominaron la escena en aquellas tres primeras décadas del siglo.
Unamuno empatizó rápidamente con ese escenario social y, sobre todo, con la atrayente naturaleza de sus montañas y pueblos, lo que le llevó a fraguar sólidas amistades y relaciones personales tanto en Béjar como en los pueblos de la comarca, hasta el punto de que se convirtió en uno de sus lugares predilectos para el descanso vacacional y eje de partida y regreso de múltiples excursiones hacia zonas colindantes.
Sin duda alguna, no ha habido ningún otro escritor ni personaje público de alcance nacional que haya tenido una relación tan estrecha y dilatada con la ciudad y la comarca en toda su Historia como la que tuvo Miguel de Unamuno.
José Antonio Sánchez Paso
Comisario de la exposición
Exposición
Unamuno y Béjar
1 de julio 2020
9 de octubre 2020
Centro Municipal de Cultura San Franciscou

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

José A. Sánchez Paso, Béjar, la de las catedrales

Quizás ya no queden más viajeros en el mundo que los peregrinos, aquellos que se toman el trayecto como un lento deleite y para los que llegar al destino es el fin de la aventura, y no la aventura en sí. Todos los demás somos turistas, con el goce apremiado por la falta de tiempo para la contemplación detenida del trayecto viajado. Así las cosas, propongo al turista que se disponga a visitar Béjar por motivos ociosos que se disfrace de peregrino, cuando menos un ratito, merodeando por los alrededores de la ciudad antes de entrar en ella.

 

Para ver el texto, pinche en el enlace siguiente:

Béjar, la de las catedrales

Publicado en ALQUITARA MINOR | Etiquetado | Deja un comentario

José A. Sánchez Paso, Sílabas del corazón

Procesión de haikus escrita entre el otoño de 2019 y el invierno de 2020 con motivo de un percance, si es que la vida misma en sí no es ya un percance.

 

Para ver el texto, pinche en el enlace siguiente:

02 Sílabas del corazón

 

 

Publicado en ALQUITARA LITTERA | Etiquetado | Deja un comentario

“Fortunas y adversidades de don Francés de Zúñiga”, de José Antonio Sánchez Paso.

don-francc3a9s

 

 

Para ver el texto ,  pinche en el enlace siguiente:

1. Biografía Francés de Zúñiga. J.A. Sánchez Paso

 

 

 

 

Publicado en ALQUITARA MINOR | Etiquetado | Deja un comentario

Día de nieve, J.Francisco Fabián.

dia-de-nieve

José Francisco Fabián García (Valdesangil, 1957), arquéologo de profesión, publica su primera novela después de una larga trayectoria en el campo del periodismo, de la divulgación histórica y de la literatura, en la que ha publicado numerosos relatos, algunos de ellos merecedores de premios como el del Concurso Literario del Casino Obrero de Béjar en sus convocatorias de 2000 y 2015. En esta ocasión, escenificado en la villa de Béjar, donde vivió parte de su juventud, sitúa el ambiente de la novela durante un invernal y evocador día de nieve.  

“…Estaremos los dos desnudos, quizá como una alegoría de la forma en que hemos llegado a esto, al punto donde estamos hoy, fatigados pero nuevos y, a pesar de todo, con ganas de seguir viviendo. Dormiré abrazado a ella por detrás, cosido a su cuerpo, respirando y oliendo su cuello entre el pelo, sin pensar en que exista algo más, solo sintiéndome vivo por esto, tranquilo y con ella, sin otras necesidades, ni pequeñas ni grandes, y sabiendo que afuera todo está cubierto de nieve”.

Publicado en ALQUITARA VARIA | Etiquetado | Deja un comentario

Hilario Camacho.El trovador de Chamberí

“De Madrid saltó a Menorca y a varios países europeos con el pulgar al aire, la mochila y la guitarra a cuestas, comme il faut. Genial la descripción de Alonso sobre un viaje en el seat 600 por Europa, en plan road movie, o la de ese refugio entrañable que encontró en Béjar, quizá el mejor espacio musical de Castilla.” ( Miguel López)

Hilario Camacho. El trovador de Chamberí

Alvaro Alonso

Silex Ediciones

Hilario 2

Fue un día de hace como un año. Lo recuerdo perfectamente, porque fue un tanto sobrenatural, una especie de psicofonía desde el más allá instándome a escribir sobre Hilario. Las señales habían llegado antes. Primero aquella tarde en casa de Alberto Manzano, escuchando con incredulidad “De paso”. Aquel redescubrimiento hizo moverse un resorte dentro de mí, que me llevaba a mi infancia, cuando me colaba en la habitación de mi hermano Diego, el hippie de la familia. Incredulidad de que algo de tal calidad y modernidad se hubiera editado en la España de 1975. Incluso, imbuido aún por mi experiencia con Gene Clark, encontré similitudes en algunas canciones. Fue increíble ver que no era tan descabellado: en casa de su sobrina encontré el disco “Innervisions” de Stevie Wonder. Y en una entrevista hablaba de ese disco. Lo mismo que había hecho Gene Clark, para inspirarse en “No other”. Todos los caminos llevan a Stevie… El caso es que fui comenzando la investigación, entrevistando personas de su entorno. Y aquello fue haciéndose cada vez más grande, más rico, develador, en lo que es la personalidad del músico, en su manera de componer, en sus influencias, en su manera de afrontar la vida, el escenario, la creación y la forma de encarrilar una carrera que a la postre fue de cuatro décadas sin perder la independencia y la libertad. Hedonismo y compromiso se unían en una sola persona, compleja, sensible, “un hombre pequeño que en el escenario mide siete metros”, de lo más completo que hubo nunca en estos lares, como cantante lleno de soul, como guitarrista hábil tanto con la eléctrica como la acústica, con un regusto por los arpegios bonitos muy por encima del resto de los llamados “cantautores”. Como letrista, visionario al retratar sentimientos, emociones, relaciones con el entorno comunes y, a la vez, inexploradas. Su manera de adaptar verso en melodía no ha tenido quien lo supere. Ahondar en su biografía ha servido para entender a Hilario mucho mejor, pero a la vez para comprender qué somos y de dónde venimos. Y para reivindicar a un músico total, fuera de etiquetas, un caso único, querido y recordado como pocos por aquellos pueblos y ciudades donde actuó, que fueron muchísimos (No paró de actuar, excepto en sus famosas escapadas). Hay un extraño agravio comparativo, inexplicable, con otros artistas que desde hace décadas parecen “jugar en otra liga”, henchidos de reconocimientos. Algo de justicia cabría esperar, pero esto es solo romanticismo. Ahora bien, Hilario perdurará, porque sus canciones, más de doscientas, escritas junto a Escalada, Compairé, Guerrero, Pardo, Bonet, Barral, Villarrubia, Colis, Alpuente, Gómez, Ruy-Blas, Sabina, Torres, Tena, etc., o en solitario, son primorosas, profundas, bellas, como las mujeres por las que andaba siempre suspirando Hilario. Este libro daría para hablar de muchas cosas, no en vano recorre un periodo que va desde los años 60 hasta los primeros años de nuestro siglo. Solo queda invitar a leerlo con calma. Como se suele decir, y es verdad, “ya no te pertenece”. Aunque en este caso y dado que hay un pandemonium de voces que hablan tan abultado, lo de “no te pertenece” es más que justificado si cabe. Al final, serán los lectores quienes, si lo desean, juzguen.

Álvaro Alonso

escanear0001

Hilarioescanear0002escanear0005escanear0003

 

hc

 

EL TROVADOR DE CHAMBERÍ, UNA BIOGRAFÍA NECESARIA.( Miguel López)

“Hilario Camacho, El Trovador de Chamberí” es una biografía necesaria que llega estos días a las librerías, editada por Sílex y con amplio despliegue fotográfico. Su autor, Álvaro Alonso, ha dado en el clavo al elegir a un personaje fundamental para el devenir musical en nuestro país. Hilario (1948-2006) simboliza una transición musical en los años setenta, paralela al cambio político, que llevó a autores y públicos hacia territorios inexplorados por estos lares. Sólo un puñado de los llamados cantautores no claudicó poco después ante el dinero, siempre interesado en convertir el arte en negocio. El trovador madrileño pagó un alto precio por su fe en Dylan y en los sonidos de la Costa Oeste que llegaban a los oídos juveniles, sumados a una literatura liberadora que dio forma a su vida musical, pero el rock había llamado a su puerta y la abrió.

 Era muy difícil ser hippy en España durante esos años. Escribe el periodista musical: “Esta lucha por encontrar su lugar como artista, a caballo entre la canción del autor, el pop, el folk, el jazz e incluso el rock progresivo, dificultará el poder encontrar una etiqueta bajo la cual definirlo”. Eso es justo lo que intentó Alain Milhaud, recientemente fallecido, cuando produjo el primer disco, “A Pesar de Todo”: poner una etiqueta a alguien inclasificable. Productor y músico establecen una relación paterno-filial que serpentea a lo largo del libro. Es un “descalabro comercial” y desde entonces el músico siente fobia por el éxito y la popularidad, pero bien señala Alonso que “el primer elepé de Hilario Camacho es toda una carrera”. Los críticos le adoran y un grupo reducido de público se mantiene fiel hasta el final, pero eso no entra por el tamiz monetario de las discográficas.
   “A pesar de todo” entra por derecho propio entre lo mejor de nuestra historia músical. Pronto se apelotonan joyas inmarcesibles salidas de su guitarra: El Agua en sus Cabellos, Mis Pies Pisan la Roca (de Flaco Barral), Los Cuatro Luceros, Como Todos los Días, Tristeza de Amor, Ven Aquí, María, Cuerpo de Ola (una historia que recuerda a Viridiana de Buñuel), Dolores… Varios álbumes que saldrán en años venideros son también oro puro: “De Paso”, “Final de Viaje” o “La Estrella del Alba”.
 El escaso eco del primer elepé, un lujo rarísimo en esa España que olía a calcetín, es un golpe duro para Camacho, siempre adelantado a su tiempo. Pero este hombre disponía de la mejor arma para superar todas las tormentas: la poesía. Machado, Blas de Otero, Miguel Hernández (escupido hoy por las mismas fuerzas oscuras de entonces) o Guillén daban munición a los rebeldes como él. A estos nombres se suman otros combatientes liricos del otro lado del charco: Ginsberg (con ecos en De Paso), Corso, Kerouac, Whitman o Ferlinghetti. “La canción popular es la expresión del pueblo embellecida por el poeta y cantada por el juglar”, proclamaba Camacho en la primera entrevista que le hicieron, allá por 1968 y rescatada de la hemeroteca por Alonso junto a una apabullante cantidad de reseñas periodísticas que jalonan el libro.
   Son años de vértigo y el músico se desliza a gran velocidad hacia la contracultura. Se convierte en uno de “los escasos bichos raros en el panorama ibérico”, resume el escritor. Cantó canción protesta cuando era peligroso de verdad, al igual que otros francotiradores que desfilan por El Trovador de Chamberí. El compromiso le condujo hasta los calabozos justo el día de los cinco últimos fusilamientos de Franco, en septiembre de 1975. Hilario está imbricado en la fiebre política de su tiempo y su ciudad, continuando luego con su apoyo a los objetores de conciencia y los insumisos. No permitió nunca que la política le fagocitara, como ocurrió con bastantes coetáneos. Cualquiera sabe hoy día que quien no entra en nómina sufre el silencio, hoy afortunadamente roto por esta biografía necesaria.
Sus inquietudes le hacen también asomarse al cine o al teatro. Frecuenta a grandes artistas plásticos como Octavio Colis, Ángel Aragonés, Genovés o Jaime Compairé, entre otros, porque Hilario tenía como regla “incorporar un artista plástico en letras y en proyecto”.
   Es también un libro muy madrileño, desde el título (Chamberí es un barrio del foro) hasta el recorrido por la casas y calles de Madrid donde el trotamundos dio mil vueltas en busca de su identidad. Las páginas huelen a un mundo que ya no existe de billares, guateques, bares (El Chorizo Loco, Elígeme), boleras, cines de barrio (El Quevedo, Flor, El 2 de Mayo…). Refugios como el Club de Amigos de la Unesco de Madrid, el Ramiro de Maeztu y el paisaje humano (periodistas musicales y nombres míticos como Gonzalo García Pelayo o Enrique González Duro) también encuentran su espacio en este volumen. Se agradece como lector el amplio índice onomástico para seguir el rastro de ese torrente de personajes que protagonizaron en la sombra aquellas décadas.
   De Madrid saltó a Menorca y a varios países europeos con el pulgar al aire, la mochila y la guitarra a cuestas, comme il faut. Genial la descripción de Alonso sobre un viaje en el seat 600 por Europa, en plan road movie, o la de ese refugio entrañable que encontró en Béjar, quizá el mejor espacio musical de Castilla.
   Desde sus orígenes familiares, con una madre que cantaba de maravilla, Álvaro Alonso explica el abrazo vital y mortal que Hilario dio a la música como modo de existir. La orfandad deja una cicatriz de por vida y alivia el dolor desde sus composiciones más tempranas. Una ristra de amores que nunca cuajan por completo le conduce hasta la depresión y la poesía, que absorbe su atención por completo: un ariete contra el hedor franquista que ahogaba toda expresión libre.
    Cincuenta entrevistas con familiares, músicos (Pablo Guerrero, Flaco Barral, Luis Pastor, Amancio Prada, Jorge Pardo…) o productores, entre otros, dan solidez a este libro, que llega un año después de la biografía dedicada a Gene Clark. Y al igual que su ópera prima, es un fastuoso trabajo de campo, con una tremenda pluralidad de fuentes y testimonios que conforman una aportación con rigor incuestionable.
Álvaro Alonso sigue el rastro del músico y husmea los conciertos de una trayectoria errática tirando a clandestina. Las huidas permanentes (del éxito, de una mujer, de sí mismo…) dificultan esa persecución, pero Alonso es un sabueso de la información y logra descubrimientos de arqueólogo musical: veinte demos notables, canciones, poemas, textos y fotografías que han salido de cajones cerrados durante años.
  El escritor también cuenta la historia de discos nonatos y es delicadísimo en el tratamiento de sus estancias hospitalarias o la narración de su muerte. Investiga y cuenta con detalle las últimas horas del trovador de Chamberí, en agosto de 2006. No desvela el misterio de su fallecimiento, pero deja al lector todos los datos: la escoba rota, la comida del gato…
Quizá el libro se quede corto en describir la asombrosa voz de Hilario Camacho frente a la extensa dedicación a su alto nivel para el tratamiento musical de las composiciones. Pero es sin duda un trabajo completísimo y enriquecedor, además de mover al lector hacia reflexiones de calado: el éxito y la calidad, la traición, los arribistas que vampirizan su talento y ascienden, el peso de las heridas de la infancia, los amigos generosos hasta el final…
   El autor cita a Jesús Ordovás, maestro de periodistas: “Hilario estaba con un pie en el rock y con el otro en el aire”. Ese instante volátil queda reflejado para siempre en este admirable y, repetimos, necesario «El Trovador de Chamberí».
Alquitarasessions
escanear0006

 

Publicado en ALQUITARA VARIA | Etiquetado | Deja un comentario

El fotógrafo de Unamuno, de Manuel Lozano Tébar.

Ganador del Certamen de Relatos Cortos “Unamuno y Béjar”….el tema estaba centrado en Don Miguel de Unamuno y su relación con la ciudad de Béjar.

”El fotógrafo de Unamuno”, de Manuel Lozano Tébar.

Pincha el enlace y lee….

EL FOTÓGRAFO DE UNAMUNO

MANUEL LOZANO TÉBAR (Albacete, 1972) es profesor de Filosofía en Educación Secundaria. Funcionario de carrera de la Consejería de Educación de Castilla-La Mancha, ejerce su labor docente en el IES “Estados del Duque”, de Malagón (Ciudad Real). Localidad en la que reside en la actualidad.

En su faceta literaria, ha sido acreedor de diversos premios en la modalidad de relato breve, entre los cuales destacan el primer premio en el I Certamen “Románico Digital” (2013), el accésit en el Certamen Nacional de narrativa breve de la UNED (2014) o el primer premio en el certamen Historias de la Torre Vieja, de Alguazas (Murcia), entre otra decena de premios literarios. Recientemente, su trabajo “La curiosa mutación de Ladislao Benegas” ha sido reconocido por el jurado del concurso “Tierra de Monegros” como ganador en la categoría de mejor relato monegrino.

 

u3

Publicado en ALQUITARA VARIA | Etiquetado | Deja un comentario