Unamuno y Béjar

u

 

Hacia el año 1900, cuando Miguel de Unamuno comenzó a visitar la comarca de Béjar, era un joven catedrático de Griego de la Universidad de Salamanca que había nacido en Bilbao (1864) y sacado la plaza de profesor unos pocos años antes. En ese año fue nombrado rector por primera vez ―lo sería otras dos más―, lo que hizo que por motivos profesionales incrementara sus visitas, además de las privadas, que no cesaron hasta el final de su vida.
Ya era para entonces un personaje público preocupado por todo lo político, lo social, lo educativo y lo literario, que escribía de forma habitual en los periódicos y revistas del momento y comenzaba a tener una obra literaria, cuya voz era reconocida y respetada en Salamanca, en la provincia y en España. Todo ello iría a más en los treinta y seis años siguientes, hasta convertirlo en el primer intelectual español, cuya vigencia sigue viva hoy como ninguna otra de los integrantes de la Generación del 98 de la que formó parte.
Béjar era en aquellos años una pujante ciudad industrial de 10.000 habitantes, con un fuerte movimiento obrero y una alta conflictividad laboral, una burguesía textil en plena expansión y una elite intelectual liberal y progresista que introdujo los mejores avances en educación, sanidad, reglamentación urbana y cultura; una ciudad, en definitiva, que venía siendo desde la Revolución de 1868 un foco de atención constante en la política y la sociedad nacional.
Gozaba ya de estación de ferrocarril, vital para las comunicaciones y el transporte, y una fuerte implantación de sociedades laborales, recreativas, culturales, educativas y políticas, donde las fuerzas republicanas y socialistas dominaron la escena en aquellas tres primeras décadas del siglo.
Unamuno empatizó rápidamente con ese escenario social y, sobre todo, con la atrayente naturaleza de sus montañas y pueblos, lo que le llevó a fraguar sólidas amistades y relaciones personales tanto en Béjar como en los pueblos de la comarca, hasta el punto de que se convirtió en uno de sus lugares predilectos para el descanso vacacional y eje de partida y regreso de múltiples excursiones hacia zonas colindantes.
Sin duda alguna, no ha habido ningún otro escritor ni personaje público de alcance nacional que haya tenido una relación tan estrecha y dilatada con la ciudad y la comarca en toda su Historia como la que tuvo Miguel de Unamuno.
José Antonio Sánchez Paso
Comisario de la exposición

#bejar #salamanca #unamunoybéjar
Exposición
Unamuno y Béjar
16 de diciembre 2019
12 de abril 2020
Centro Municipal de Cultura San Francisco

u1

Publicado en ALQUITARA VARIA | Etiquetado | Deja un comentario

Miguel A. Sánchez Paso y José A. Sánchez Paso, Burlas y veras en la gastronomía bejarana.

 

Los hermanos Sánchez Paso, Miguel y José Antonio, insignes bejaranos cada uno en
lo suyo, han escrito un libro de 227 páginas sobre la gastronomía bejarana,
recopilando lo que se sabe de nuestras comidas y bebidas y de sus correspondientes
excelencias a lo largo del tiempo. Todo ello anunciado bajo un título que
inmediatamente de tenerlo en sus manos detiene al lector para ver qué han querido
decir: Burlas y veras en la gastronomía bejarana. Si el título se lee antes de pasar al
contenido, como suele ser lo normal, resulta atrayente porque suena bien e induce
enseguida a buscar en su interior. Si después de haber leído el libro se piensa en el
título, ahora ya que se sabe de lo qué va todo, el lector se puede quedar un rato
pensativo peguntando: ¿Qué (demonios) habrán querido decir exactamente con ese
título? Como no nos lo explican (tampoco es imprescindible) y del libro importa lo que
importa, su contenido, puede decirse, aún sin entender bien tal significado, que está
bien como tal título, signifique lo que signifique, porque resulta sonoro. Y admitiendo
que el título es solo el título y se pueden permitir en ello licencias personales, aunque
sean indescifrables para la mayoría, lo encontramos apropiado, por más que no
sepamos explicar su razón.
Lo primero que hay que decir, entrando ya en materia, es que se trata de un trabajo
costoso de recopilación de datos, provenga de una investigación ex profeso o de la
oportunidad de dar salida a una parte del archivo de quien lleva mucho tiempo
buscando y recopilando referencias sobre (su) Béjar. Puede que lo segundo haya
llevado en este caso a lo primero como una forma de exponer lo se guarda bien
guardado como un tesoro. Hasta ahora, por lo que este comentador sabe y lo sabe
sobre todo a través de este libro, había muchas noticias más o menos gruesas sobre
lo que comemos y hemos comido, pero no un compendio que lo agrupara todo. Con
este libro lo hay, y no nos va caber la duda de que tratándose de quienes se tratan,
habrán rebuscado hasta debajo de las piedras para obtener información. Por lo tanto,
lo primero a comentar es que a día de hoy ninguna otra obra resume y compendia
mejor lo que se ha comido en esta tierra y es posible reconocer por las fuentes y los
rastros que ha dejado todo ello.
Enlazando con lo anterior y ahora entrando en determinadas esencias, conviene decir
que este libro está escrito desde el bejaranismo y para el bejaranismo, para recrearse
en el paisanaje, en lo propio y más cercano, porque trata aspectos esenciales que
están incrustados en nuestra historia, como es lo que se ha comido aquí y está en
trance de marginación por la globalización gastronómica. Si hay un libro que lo cuenta
servirá para que, si queremos volver alguna vez a lo de antes, tengamos a donde
recurrir. Por eso es también este un el libro de recetas. Que pasan doscientos años y
usted quiere revivir lo que comían sus ancestros, ahí lo tiene, inténtelo. Es por tanto un
libro que usa la Historia y es a la vez una guía gastronómica, las dos cosas juntas,
cooperantes, pero cada haciendo su papel. No es un sesudo libro de historia que
cuente nuestros hechos gloriosos y desgraciados, nuestros logros y decadencias,
nuestros progresos y nuestros héroes, es un libro de historia en cuanto a que relatan
factores de la vida cotidiana relacionada con la comida bejarana y sus circunstancias.
La historia de la vida cotidiana es un complemento inevitable de la Historia con
mayúsculas, porque relata la vida diaria de la gente corriente. Es la letra pequeña de la
Historia, como poner el microscopio en ella y ver a lo suyo a toda la masa de gente
que no va a figurar con nombre y apellidos en el relato del tiempo. Así las cosas,
utilizando la comida como base, se cuentan historias, anécdotas y chismes del

pasado, unos recogidos por los propios autores y otros citados de anteriores cronistas
sobre lo mismo, que enriquecen nuestros conocimientos y compendian un aspecto que
interesa. Incluso se atreven a ponerse más serios para abordar temas cruciales para
nosotros, como el origen del calderillo o la relación del escudo bejarano dotado de sus
abejas y la miel que pudo darse por aquí en otros tiempos.
Al tener tanto que ver con la historia de la vida cotidiana naturalmente había que
contarlo bien: digerible, ágil, con desenfado, sin academicismos, no ya solo para saber
algo de un tema interesante como es la comida, sino por darse a la vez el placer de
leer cuando la prosa viene con suavizante. Pues bien, eso lo consiguen los hermanos
Sánchez Paso, que a ratos arrancan incluso una sonrisa al lector, con las ocurrencias
o simplemente con la discreta, pero eficiente verborrea en el lenguaje.
En fin, una obra destinada a dejar el cuerpo bien mientras se lee y mejor después de
terminar el libro, cuando acontece ese bienestar que deja, una vez acabada, la buena
lectura.

J. Francisco Fabián García
Centro de Estudios Bejaranos

 

MIGUEL A. SÁNCHEZ PASO Y JOSE A. SÁNCHEZ PASO: Burlas y veras en la
gastronomía bejarana.
Diputación de Salamanca. Instituto de las identidades. Col. Identidades locales
nº 4. Salamanca 2018.

 

 

img-20181221-wa0002

Publicado en ALQUITARA VARIA, Uncategorized | Deja un comentario

Unamuno y Béjar

u1

 

La muestra, aborda la relación y vinculación entre el exrector de la Universidad de Salamanca y la ciudad textil. A través de los diferentes paneles, con textos y fotografías, la muestra ilustra el paso del escritor por la localidad de Béjar y por los pueblos de su entorno.

Esa relación comenzó en 1900 cuando, tras conseguir la Cátedra de Griego, fue nombrado por primera vez rector de la Universidad de Salamanca, cargo que desempeñaría en otras dos ocasiones, según ha explicado su comisario y técnico de la USAL, José Antonio Sánchez Paso.

La colección resalta, según la USAL, una localidad de Béjar que era en aquellos años “una pujante ciudad industrial de 10.000 habitantes, con un fuerte movimiento obrero y una alta conflictividad laboral, una burguesía textil en plena expansión y una elite intelectual liberal y progresista que introdujo los mejores avances en educación, sanidad, reglamentación urbana y cultura; una ciudad, en definitiva, que venía siendo desde la Revolución de 1868 un foco de atención constante en la política y la sociedad nacional”.

Para el comisario, Unamuno empatizó con ese escenario social y, sobre todo, con la atrayente naturaleza de sus montañas y pueblos, “lo que le llevó a fraguar sólidas amistades y relaciones personales tanto en Béjar como en los pueblos de la comarca, hasta el punto de que se convirtió en uno de sus lugares predilectos para el descanso vacacional y eje de partida y regreso de múltiples excursiones hacia zonas colindantes…..

u2

u3

 

Publicado en ALQUITARA VARIA | Etiquetado | Deja un comentario

Anecdotario de don Francés de Zúñiga (17)

Que estando el Emperador para ir a Hungría contra el Turco, ofrecíansele muchos señores de Castilla para servirle en aquella jornada y otros caballeros disimulaban con él, por donde dijo generalmente:
─ Muchos han de querer ir conmigo y yo los tengo de consentir; y otros se querrán quedar holgando y mandarles he que vayan.
Oyolo el Francés e interpretolo a otro sentido y dijo a los Grandes que estaban presentes:
─ Habéis visto qué bien acondicionado es su Majestad, que quiere a los que no le quieren y no quiere a los que le desean servir.
Y tornóselo a decir al Emperador, diciéndole:
─ Bien acondicionado sois, que amáis a quien no os ama y alanzáis de vos a los que os quieren servir.
Repitió esto tantas veces y por tantas maneras que hizo enojar al Emperador y desde allí le desfavoreció, de manera que el truhán, viéndose privado primero y después perdida su privanza, acordó de dejar la corte. Y fuese a su casa pensando de lograr un mayorazgo grueso que había ganado por sus gracias, siendo un pobre sastre remendón. Mas no gozó de él muchos días, que un señor de Castilla le hizo dar de puñaladas por las malicias graciosas que le había dicho, cuando estaba favorido y pujante, delante del Emperador.
[Francisco Monzón, Espejo del príncipe christiano, Lisboa, 1544, fol. clxiii]
Publicado en ALQUITARA MINOR | Etiquetado | Deja un comentario

Anecdotario de don Francés de Zúñiga (16)

Estando un día el Emperador en el Alcázar de Segovia … entró este Gonzalo del Río, regidor de Segovia, y díjole este Francesillo:

─ Cuando entrasteis, estaba yo suplicando al Emperador que os hiciese merced de aquel lugarillo …

Y como el Emperador callase, volvió el don Francesillo:

─ Mas en esto del dar no hay que hablar con su Majestad.

Este regidor era opuesto del Francesillo, con quien andaba tan discreto y gracioso que siempre que se juntaban le concluía y atajaba y le hacía callar, de que el emperador gustaba mucho; y ansí en entrando el regidor, le hacía del ojo para que comenzase con él plática.

[Acotación al margen de la Crónica burlesca, Biblioteca Nacional, ms. 1838, fol 43v]

Publicado en ALQUITARA MINOR | Etiquetado | Deja un comentario

Anecdotario de don Francés de Zúñiga (15)

A la tristeza de la ciudad [de Burgos] corresponde la del cielo, casi siempre nublado, siendo raro ver el sol limpio, por lo cual no decía mal don Francés: “Que Burgos traía luto por toda Castilla, y que el sol, como las otras cosas, viene a Burgos de acarreo”.

[Andrea Navagero, Viaje por España (1524-1526), Madrid: Turner, 1983, pp. 80-81]

Publicado en ALQUITARA MINOR | Etiquetado | Deja un comentario

Anecdotario de don Francés de Zúñiga (14)

De Medina del Campo solía decir [don Francés] que era una villa sin suelo y sin cielo, porque en el invierno estaba cubierto con media vara de lodo el suelo, y no se podía ver el cielo con las continuas nieblas.

[Adolfo de Castro, “Apuntes biográficos” a la Crónica burlesca, B.A.E., XXXVI, p. XII]

Publicado en ALQUITARA MINOR | Etiquetado | Deja un comentario

Anecdotario de don Francés de Zúñiga (13)

El cardenal Tavera labró un hospital muy suntuoso en Toledo en la misma sazón que el Rey había pedido al reino un donativo. Dijo don Francés que entre el Rey y el cardenal se juntaba todo el hospital, porque el cardenal labraba la casa y el Rey hacía los pobres.

[Juan de Arguijo, Cuentos, B.A.E., CLXXVI, p. 236, pero la anécdota es apócrifa, porque Tavera fue cardenal después de muerto don Francés y su hospital se terminó en 1541].

Publicado en ALQUITARA MINOR | Etiquetado | Deja un comentario

Anecdotario de don Francés de Zúñiga (12)

Y el mismo [don Francés] al mismo, que era padrino de una justa, llegando a los jueces, donde estaba con la porfía de una lança, les dijo:

─ Denle VV SS el precio, que dice la verdad San Cristóbal el pollo.

[Luis Zapata, “Miscelánea”, Memorial Histórico Español, Madrid, 1859, XI, p. 371]

Publicado en ALQUITARA MINOR | Etiquetado | Deja un comentario

Anecdotario de don Francés de Zúñiga (11)

El mismo [don Francés] a un caballero muy grande y de muy grandes cuartos, dijo que era baharí torçuelo, criado a tetas de almofrex.

[Luis Zapata, “Miscelánea”, Memorial Histórico Español, Madrid, 1859, XI, p. 371]

Publicado en ALQUITARA MINOR | Etiquetado | Deja un comentario